18 dic. 2014

LA CRISIS SE ASOMA AL AULA

Responsables de entidades humanitarias expusieron a alumnos de Secundaria la difícil situación de muchas familias de Mieres.

La crisis no ha pasado. Al menos eso opinan las principales asociaciones y entidades de ayuda humanitaria con sede en la comarca del Caudal: Amicos (Asociación Mierense de la Comida Solidaria), Cruz Roja y Cáritas. Responsables de las tres entidades ofrecieron ayer una charla, organizada por la Asociación Cultural Parpayuela bajo el epígrafe "La realidad llega a las aulas", en el IES Bernaldo de Quirós. Sacaron a la luz datos como los 7.000 menús que ha servido este año Amicos, los más de dos millones invertidos en programas de Cruz Roja durante 2013 y los más de 80.321 euros en alimentos repartidos por Cáritas del Caudal.

El primero en tomar la palabra fue el director del instituto, José Fernández, que llamó a la concienciación de los alumnos: "Vivir no es sólo ser feliz, es abrir los ojos y poder mirar", destacó. Carlos Muñiz, presidente de Amicos, indicó que el balance de 2013 cifra el número de usuarios en 175, de los que 63 eran nuevos. La mayoría (125 usuarios) son hombres y un 23% acudieron al comedor de forma habitual. "Más del 40% eran esporádicos, principalmente personas que están de paso y que prefieren ir a un lugar que cuente con albergue", añadió Muñiz.

El perfil de los usuarios, aunque ha variado ligeramente con la crisis, es el de hombre, de 31 a 55 años y con problemas de adicciones en su historial. "En este punto, a vosotros que estáis en edades tempranas, quiero dejaros claro que el alcohol y la droga se terminan por convertir en un infierno", destacó Muñiz.


La demanda en Amicos no ha dejado de crecer, al igual que en Cruz Roja de Mieres. El coordinador, José María Lana, explicó los distintos programas de atención con los que trabaja la entidad y dio a conocer el proyecto de voluntariado joven. Así, señaló que este año se han invertido ya en ayudas de emergencia (pago de hipotecas, pago de alquileres o facturas) más de 30.000 euros. Los beneficiarios son, en su mayoría, parados de larga duración o "trabajadores pobres", un término que define a aquellos empleados que reciben un sueldo tan bajo que no les permite mantener a su familia. Los programas para mayores de Cruz Roja de Mieres atienden, por su parte, a 172 personas.

El responsable de Cáritas Arciprestal del Caudal (Mieres, Aller, Lena, Ribera de Arriba, Morcín y Riosa), Alberto Fernández, destacó que hay más de 1.000 personas beneficiándose de distintos programas de la entidad en el arciprestazgo. Así, en alimentación se han invertido 80.310 euros, 2.487 en ayudas para la vivienda y 4.271 euros en programas para vivienda.

"Son datos que reflejan una situación de crisis profunda, de la que aún no hemos salido", destacaron desde las asociaciones. El encuentro se cerró con una ronda de preguntas en las que los jóvenes quisieron aclarar sus dudas. Algunos, incluso, se interesaron en los programas de voluntariado para ayudar a los que tanto lo necesitan. Noticia, La Nueva España


No hay comentarios:

Publicar un comentario