4 jun. 2014

Y DIJIMOS LA VERDAD

Video de la charla-coloquio sobre la explicación del cierre de Parpayuela Radio, que tuvo lugar el día 2 de Junio de 2014, en la Casa de la Cultura de Mieres.

Video del Acto
 Foto


3 comentarios:

  1. Era necesario que la gente la supiera, no era justo lo que se estaba diciendo!

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy, mejor dicho, era oyente habitual de Parpayuela. ¿Qué os puedo decir? Aquí, en este ... país, decir la verdad a quienes manejan los hilos es, por desgracia, un suicidio. A los políticos y a sus esbirros se les llena la boca con las palabras democracia y constitución y luego hacen lo que les da la gana. Como aquí casi nadie protesta, y el que lo hace es tachado de radical peligroso, pues así nos va. Cada vez estoy más desencantado y decepcionado con la clase política. Y para rematar nos sale el partido este que es republicano pero monárquico. Y luego les molesta que digan que son una casta. Y con Parpayuela pasó que no podían (faltaría más) permitir que se les criticara abiertamente. Estoy casi seguro que a la tertulia matutina diaria, aquel o aquellos que acudían en representación del partido que gobierna en Asturias, ya lo hacía previamente aleccionado para defender ciegamente a su partido, mejor dicho, a los dirigentes de su partido, que son quienes toman las decisiones. Lo mismo se podría decir de los representantes de los demás partidos. De hecho, en varias ocasiones tuve que apagar el aparato de radio porque ya era inaguantable la propaganda partidista, la defensa a ultranza de argumentos indefendibles. Pero, a pesar de todo, había equidad, no se censuraba en ningún momento a nadie, fuera cual fuera su opción política. Y eso no gusta a los de arriba, a los que se consideran más allá del bien y del mal, por encima de nosotros, pobres mortales. Y pueden hacerlo, porque tienen de su parte a los mercenarios del periodismo, aquellos que después, cuando les cierran sus televisiones o sus periódicos, dicen:
      ¡qué malos que fuimos, que mentimos a la gente, que manipulamos las opiniones, pero nos obligaron a hacerlo! Esos esbirros del periodismo, que se venden al mejor postor, deberían tomar ejemplo de lo que fue Parpayuela Radio. Y más recientemente, de los colaboradores de El Jueves. Todavía hay esperanza. Mientras tanto, menos mal que tenemos el pan y circo, del mundial de fútbol y la coronación. Así la plebe puede estar contenta y entretenida, y no dará problemas.

      Eliminar